5 cosas asombrosas que no sabías de los bebés prematuros

Hace muchos años los bebés prematuros tenían gran índice de mortalidad y secuelas graves, ahora con los avances en neonatología la gran mayoría de ellos desarrollan una vida completamente normal. Se estima que nacen alrededor de 15 millones de niños prematuros por año, cifra que está en aumento.
Llamamos a un bebé prematuro aquel que nace antes de las 37 semanas de gestación y para ser un poco más específicos se les denomina prematuros tardíos, cuando nacen entre la semana 32 y 37. Muy prematuros entre la semana 28 y 32 y prematuros extremos, cuando nacen antes de la semana 28 de gestación.
Ahora te comparto 5 cosas asombrosas que ni te imaginabas sobre los bebés prematuros.


1.- Sabemos que las mujeres en muchos aspectos son más fuertes que los varones, te diré que esto se cumple más en las niñas prematuras, ya que ellas tienen más probabilidades de vida y menos secuelas a largo plazo de tipo auditivas, oftalmológicas , neurológicas, de aprendizaje  que los varones. Quizás alguna explicación podría ser que las niñas prematuras han madurado con mayor rapidez en el vientre materno, lo cual les proporciona cierta ventaja que los varones al momento de nacer,  ya que los  pulmones y otros órganos  están más desarrollados.

2.- En los bebés prematuros su cerebro no ha terminado de formarse intrauterinamente, por lo que requieren una vigilancia estricta mediante ciertos aparatos como ecografía cerebral para detectar hemorragias intracraneales, monitorización cerebral contínua con electroencefalogramas para detectar convulsiones, ya que estas pueden pasar desapercibidas y manifestarse muchas veces solo como una simple desviación de la mirada o “chupeteo”. La actividad cerebral en un prematuro es casi inexistente ya que la corteza cerebral aún no se ha desarrollado. Los prematuros prácticamente pasan las 24 horas durmiendo y alternan sueño tranquilo y sueño activo.  Sabemos que su cerebro inmaduro, lucha por conectarse y despertarse, poner a funcionar su corteza cerebral y adquirir paso a paso la consciencia. Es todo un reto en ellos y justamente, esos procesos de reconexión son lo que la ciencia quiere entender para así, poder tomar las medidas necesarias y mejorar los procesos.    

3.- Lo primero que debe hacer perfectamente un bebé al nacer es respirar, para esto sus pulmones deben haber madurado lo suficiente y tener una sustancia muy importante que se llama surfactante, encargada de hacer que los pulmones se expandan y no colapsen. El feto empieza a producir este surfactante desde la mitad del embarazo y suele ser suficiente hacia el final. Justamente los bebés prematuros y mientras más sea su prematuridad nacen sin esta sustancia, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de desarrollar el síndrome de distrés respiratorio. En estos tiempos ya contamos con surfactante como parte del tratamiento, así como dispositivos respiratorios invasivos (respiradores mecánicos) y no invasivos (CPAP), cada vez más sofisticados, este último ayudará al bebé a respirar sin la necesidad de colocar un tubo endotraqueal. También contamos con mejores antibióticos para tratar las posibles infecciones bacterianas de origen respiratorio que se presentan en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) . Realmente este es uno de los escollos más difíciles de sortear para un prematuro y es llegar a respirar por sí solos y no requerir de ciertos aparatos que lo hagan por él.     

4.-  En cuanto al desarrollo físico de un prematuro, éste tiene el reto de crecer a una velocidad superior para alcanzar los percentiles normales considerados para esa etapa. A esto le denominamos el catch - up growth o crecimiento acelerado. Sabías que el incremento adecuado del percentil en el perímetro cefálico  de un bebé prematuro  refleja una buena nutrición. Y lo contrario, un perímetro cefálico deficiente sugiere alto riesgo madurativo futuro.

5.- En cuanto al sistema inmune de los bebés prematuros según últimos estudios se podría afirmar que es más fuerte de lo que se creía. Según la Dra. Deena Gibbons “los bebés prematuros tienen un mecanismo de defensa antibacteriano inherente que funciona de forma distinta que en los adultos, pero aun así podría protegerlos de forma efectiva. También podría ser un mecanismo por el que el bebé se protege así mismo en el útero de las infecciones de la madre”. Este estudio demostró que las células T del sistema inmune pueden desencadenar una respuesta inflamatoria contra las bacterias, cosa que antes se pensaba que era imposible debido a la inmadurez de éste.

Como pueden ver son muchos los obstáculos que tiene que pasar un bebé prematuro para salir adelante y tener un adecuado desarrollo global, pero igualmente son muchos los procesos asombrosos que superan aferrándose a la vida. Es muy importante la nutrición temprana con leche de la mamá, el apoyo de los padres, llevarlos a sus diversos chequeos de control. Espero les haya gustado este artículo y si tienen alguna pregunta me la pueden hacer a través de la página de Huggies.

Cualquier consulta no dudes en escribirnos a nuestra comunidad de expertos.

 


Validar mi información para opinar.

Si no estás registrado, regístrate aquí

Olvidé mi contraseña